Octubre 27, 2017

En España: Nuevo revés al plan de la cementera para usar residuos como combustible

El TSJA anula la modificación de la Autorización Ambiental Integrada que aprobó la Junta.

El proyecto que Cementos Portland Valderrivas tiene para incorporar la “valorización de residuos” no peligrosos como combustible alternativo a los derivados del petróleo en su planta de Alcalá de Guadaíra ha sufrido otro revés. La sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha dado la razón a Alwadi-ra-Ecologistas en Acción y ha anulado la resolución por la que la Consejería de Medio Ambiente dio el visto bueno en 2014 a la modificación sustancial de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que la industria tiene desde 2006 para que pueda hacerlo. La Junta sólo estimó en parte el recurso de alzada que presentaron los ecologistas, en lo que afecta a valores límites de emisión o la exigencia de un seguro de responsabilidad civil para la nueva actividad.

Ahora, el TSJA considera que faltan otros aspectos esenciales, como el “preceptivo” informe medioambiental o el de compatibilidad urbanística. Según el fallo, fechado el 10 de octubre y recogido por Europa Press, el informe de compatibilidad urbanística “no fue solicitado por el interesado ni requerida la subsanación” por la Junta. “Dadas las características de la instalación, el volumen de residuos y la actividad de gestor de residuos que exige nueva autorización y en cuyo procedimiento se ha omitido el informe de compatibilidad urbanística preceptivo y vinculante, queda viciado el procedimiento de autorización, determinando su nulidad”. Además, señala que el dictamen ambiental en el que se evalúan los efectos del proyecto o actividad fue “publicado al mismo tiempo que la autorización integrada, impidiendo la participación pública en una de las fases más críticas en el proceso aprobatorio, lo que causa también la nulidad de la resolución impugnada”.

EL PGOU SE MODIFICÓ PARA VETAR LA ACTIVIDAD A MENOS DE 2.000 METROS DE ZONAS URBANAS
La empresa anunció ayer que está estudiando el fallo para recurrirlo. Pero aseguró que la anulación del TSJA se debe “a dos defectos subsanables de carácter puramente procedimental” y que “nada tienen que ver con el comportamiento ambiental ni con el cumplimiento legislativo de la fábrica”.

Aun así, puede toparse con problemas a la hora de ese informe de compatibilidad urbanística que necesita. El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, que se ha opuesto a la iniciativa, ha modificado con posterioridad su PGOU -lo aprobó definitivamente en pleno en octubre de 2016 y la cementera lo tiene en los tribunales- para exigir una distancia mínima de dos kilómetros para cualquier actividad que implique la quema de residuos. Es lo que ha impedido a la empresa pedir la licencia urbanística municipal para las obras de adaptación de sus instalaciones que necesita para la valorización.

La cementera, que es una de las industrias más antiguas del municipio, al que llegó en 1964, se sitúa a 500 metros de las barriadas de La Liebre o San Benito y a menos de un kilómetro de la zona comercial del Cerro de Cabeza Hermosa, donde está el centro comercial de Los Alcores, que también se ha opuesto a la quema de residuos. Otras empresas de Alcalá, entre ellas varias que se dedican a la gestión de residuos, sí han apoyado esta valorización que, según ha venido defendiendo Portland Valderrivas (del grupo FCC) es esencial para la supervivencia de la factoría, ya que abarataría los costes y es un sistema que han incorporado 32 de las 35 fábricas de cemento de España que han sobrevivido a la crisis. “El uso de combustibles derivados de residuos es una práctica comunmente empleada en procesos industriales términos como el cemento, fomentada desde Europa por su ayuda a la lucha contra el cambio climático y empleada en Europa, España y Andalucía desde hace más de 30 años, en distintas industrias”, reiteró ayer en un comunicado.

La fábrica de Cementos Portland Valderrivas genera unos 200 empleos directos en Sevilla. Ayer, la empresa insistió en que “sigue apostando firmemente por el futuro de esta planta y la implantación de mejores prácticas productivas”.

.http://www.diariodesevilla.es/provincia/Nuevo-reves-cementera-residuos-combustible_0_1185182116.html

En Bolivia: Combatir la basura electrónica

Bolivia produce unos 5,4 millones de toneladas de residuos domiciliarios cada día. En promedio, cada boliviano genera medio kilo de basura cada 24 horas, unos 179 kilogramos al año per cápita. De estos, 5,2 kilos son residuos electrónicos de todos aquellos equipos que ya no utilizamos y que terminan en un tacho de basura. Del total, unas 72.000 toneladas al año son residuos electrónicos.

Si bien el país está por debajo del kilo promedio que producen los latinoamericanos per cápita a diario (unos 365 kilos por año), en Bolivia la generación de basura es un problema creciente para la salud pública que demanda políticas más agresivas, especialmente de los municipios.
Del total de la basura que se genera en el país, al menos el 22,5% es de materiales reciclables, un 55,5% es materia orgánica que se podría volver a utilizar y el resto es desechable. Sin embargo, apenas un 4% de los residuos que producimos cada día se recicla para obtener otros beneficios materiales. Es decir que, un 75% de la basura reciclable se elimina definitivamente, con las consecuentes pérdidas económicas para el país.

Está claro que falta una cultura ciudadana para aprovechar los residuos reciclables. Allí, se observa una agenda pendiente en los municipios, que son los responsables de disponer de la basura a través de políticas concretas de reciclaje y destrucción de desechos.

El Gobierno estableció una inversión de 30 millones de dólares, con créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la de la CAF/Banco de Desarrollo de América Latina, para ejecutar proyectos de tratamiento de basura hasta 2018. Pero el retraso es evidente.

Entre los más peligrosos y que duran más tiempo en el medioambiente están los residuos tecnológicos. Este tipo de basura tarda más de 1.000 años en degradarse, con el consecuente impacto en los suelos y acuíferos de las ciudades.

Teléfonos celulares, tabletas y partes de computadoras (monitores, teclados, mouses, cables, CPU, baterías, entre otros) tienen un alto impacto en la sostenibilidad ambiental de las urbes. Por eso, es saludable que la Empresa Municipal de Aseo Urbano de Santa Cruz (Emacruz) y la Fundación para el Reciclaje (Fundare) impulsen una campaña para la recolección masiva de estos desechos.

Se requiere, sin embargo, una acción política más amplia para combatir la mala disposición de la basura en el país. Actualmente, Bolivia exporta unas 50 toneladas de residuos electrónicos a Estados Unidos y Europa. Pero es necesaria una mayor concienciación de la población para que disponga de estos equipos en desuso para su reciclaje o disposición final en los botaderos que deberían tener los municipios en todo el país.

.http://www.eldeber.com.bo/opinion/Combatir-la-basura-electronica-20171026-0077.html

 

En Veracruz, México:  Cinco basureros a cielo abierto

(SPI) La secretaria del Medio Ambiente, Mariana Aguilar López, aseguró que la dependencia solo tiene ubicados cinco basureros a cielo abierto en los 212 municipios del estado de Veracruz.

Indicó que los cinco basureros a cielo abierto se localizaron en municipios rurales y se pidió su cierre correspondiente a las autoridades locales.

Recordó que existen 20 rellenos sanitarios a lo largo del territorio veracruzano pero refirió que se dialoga con los presidentes municipales electos para que se interesen por la disposición final de la basura.

Precisó que la disposición final de la basura representa una atribución municipal pero aclaró que la dependencia a su cargo acompaña a las autoridades locales en el cumplimiento de la normatividad.

“No se puede tener basureros a cielo abierto, tienen que encontrar esa solución (…); hay rellenos sanitarios, haty 20 en el estado, la mayoría cumple, por ejemplo, el de Martínez de la Torre está buscando trasladarse a una nueva celda porque han estado dando ese cumplimiento, hemos tenido que ir de la mano siendo que es atribución municipal este tema; cuando detectamos (los basureros a cielo abierto) los reportamos con los alcaldes para que los cierren”, expresó.

En cuanto al relleno sanitario que operaba en esta ciudad de Veracruz sin cumplir con la norma, explicó que la Secretaría del Medio Ambiente fungió como intermediaria entre las autoridades municipales y los propietarios de la empresa Proactiva para hallar una solución que resolviera el problema de la basura.

Confió que el nuevo proyecto de relleno sanitario cumpla con la norma ambiental para evitar que la basura contamine los mantos freáticos y el entorno.

“Nosotros buscamos la manera en que el ayuntamiento, en el caso de Veracruz, junto con los representantes de la empresa pudieran conciliar y encontraran la mejor solución, ese fue nuestro papel de acercamiento y de coordinar que escogieran la mejor estrategia para que tomaran la mejor decisión para la gente acá en Veracruz”, remató.

.https://palabrasclaras.mx/estatal/cinco-basureros-a-cielo-abierto/