Diciembre 26, 2017

En Argentina: Licitan el traslado y entierro de las 850 toneladas diarias de basura de Rosario

a cielo abierto. La disposición final de los residuos incluye la basura dejada en la vía pública.
Por Guillermo Zysman

La disposición final de los residuos incluye la basura dejada en la vía pública.Silvina Salinas

El municipio lanzó la licitación para la disposición final de residuos de Rosario. El contrato inicial contempla una inversión de 820 millones de pesos por cuatro años con opción a prorrogarlo un año más y se incluye una fórmula de redeterminación de valores por la inflación. El futuro concesionario deberá recoger las 850 toneladas diarias de basura que produce actualmente la ciudad, desde la planta de Bella Vista hasta el relleno sanitario.
Como el acuerdo vigente con la firma Resicom, operadora del relleno sanitario de Ricardone, vence a fin de año se estima que habrá una etapa de transición de unos nueve meses, hasta la puesta en marcha del futuro contrato.

El pliego que se puso en venta el viernes pasado se podrá adquirir hasta el 23 de enero próximo. Se estima que además de la actual operadora, que adquirió recientemente más hectáreas en la comuna de Ricardone, la empresa que opera los residuos en la ciudad de Santa Fe podría ser otra firma interesada en prestar el servicio.

Polémica en el Concejo

La licitación en marcha se concreta tras una fuerte polémica en el Concejo. Hace un año atrás la intendenta Mónica Fein firmó un contrato directo por 760 millones de pesos con Resicom para seguir depositando la basura que produce la ciudad en su relleno sanitario.

Los ediles debían refrendarlo para que el municipio no se quedara sin espacio para depositar los residuos que produce la ciudad. El Ejecutivo aclaró que suscribió este acuerdo de manera directa con Resicom ya que era el único lugar habilitado en la región.

La oposición cuestionó el contrato directo millonario, el envío de un documento clave, con un servicio básico que presta el Estado municipal a días de que venza el contrato sin margen para analizar el asunto en profundidad.

Y también se objetó el incumplimiento de la ordenanza Basura Cero, que exigía a la Municipalidad reducir el entierro de basura de las actuales 800 toneladas a 300 en el corto plazo, y avanzar en mayor medida hacia la separación en origen y el reciclaje.

Tras un extenso debate finalmente se autorizó al Ejecutivo a prorrogar el convenio con Resicom por un año, plazo que vence el 31 de diciembre próximo.

En paralelo, los concejales aprobaron el mes pasado las bases y condiciones para concesionar el servicio de traslado de basura y depósito en un relleno sanitario para los próximos cuatro años.

El nuevo sistema

El contrato prorrogado con Resicom contempla un precio para la tonelada de basura transportada y dispuesta en relleno sanitario de 719 pesos. Para el futuro contratista se prevé un valor de unos 850 pesos, cerca de un 18 por ciento más que el valor actual.

Desde la Secretaría de Ambiente y Espacio Público explicaron que la diferencia entre “el precio que se paga hoy y el calculado para el nuevo pliego responde a que durante el transcurso del contrato, que se inició en 2011, el precio de la tonelada se fue ajustando mediante la fórmula de redeterminación estipulada”.

Al respecto, desde la Secretaría de Ambiente y Espacio Público agregaron: “En estos siete años de contrato ese ajuste no reflejó la variación real de los precios, en especial por el impacto del componente mano de obra, que pasó de estar regido por el convenio de Uocra al de Camioneros en marzo de 2010”.

El nuevo sistema incluye un programa de promoción de tratamiento de los residuos. El adjudicatario deberá, tras el primer año de contrato, financiar la compra de maquinaria para gestionar la basura que abarque equipos de separación y compactación de residuos secos. Además tendrá que levantar un centro de recuperación de residuos.

Y se le exigirá al contratista que destine al menos el dos por ciento de la certificación mensual al programa de promoción del tratamiento de residuos para disminuir el entierro de toneladas en el relleno sanitario.

La higiene urbana local tiene desde fines de 2013 una planta de compostaje en el extremo oeste de la ciudad. El proceso que allí se realiza busca aprovechar la materia orgánica contenida en los residuos ypara obtener compost y recuperar material para reciclaje.

En la actualidad se procesan allí unas 120 toneladas diarias de residuos domiciliarios.

Primeros pasos del abordaje regional

A fines de julio se inauguró el primer centro de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) del Gran Rosario. Hasta ahora, al predio de 16 hectáreas de Villa Gobernador Gálvez llegan residuos de esa ciudad, Alvear y Pueblo Esther. En una segunda etapa se proyecta incluir otras localidades del corredor sur, además de una fracción de los residuos generados por la propia ciudad de Rosario.

.https://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/licitan-el-traslado-y-entierro-las-850-toneladas-diarias-basura-rosario-n1529852.html

La otra cara de la Navidad: basura, contaminación y malgasto energético en la CDMX

La otra cara de la Navidad: basura, contaminación y malgasto energético en la CDMX
Zoilo Carrillo/EFE
La Navidad trae algo más que familia, buenos propósitos y regalos. Existe otra cara que muestra un aumento significativo de los residuos derivados de los regalos, un mayor uso de pilas contaminantes y un despilfarro energético por las luces y adornos.

Así lo aseguró hoy a Efe la directora general de Planeación y Coordinación de Políticas de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, Yolanda Alonso, quien advirtió que durante diciembre el número de residuos diarios aumenta un 25 %.

En 2016, la Sedema contabilizó en la capital mexicana 12 mil 920 toneladas diarias de residuos, algo que podría “llenar todos los días el zócalo (la plaza central de la capital y la más grande de América Latina) con un edificio de tres pisos lleno de residuos”.

Con el incremento navideño, los residuos generados se elevan a casi 16, 000 toneladas diarias.

Esto se debe principalmente a la compra de regalos, ya que, por lo general, cada uno de los regalos que se compran viene acompañado de “múltiples cartones dentro de la propia caja, plásticos protectores”, unidos a la bolsa que los contiene y el papel regalo, guarnecido con el tradicional lazo decorativo.

La experta consideró que, si uno lo piensa bien, “la mayor parte de lo que se compra son residuos”, puesto que “lo esencial es lo que se va a usar pero a cambio eso genera casi 1 kilogramo de residuos”.

“Una vez sacas el regalo todas esas cosas no se van a usar y se van directas al proceso de recolección del residuo”, afirmó.

Por ello, aconsejó que para “la temporada navideña debe pedirse el regalo sin envoltorio ni bolsita” ya que eso es lo que produce ese incremento del 25 %.

Dada la inevitable situación, aconsejó “una separación más específica de los residuos más allá del conocido orgánico e inorgánico”.

Una correcta separación, según la experta, sería diferenciar el inorgánico con potencial de reciclaje del inorgánico sin potencial de reciclaje, además de contemplar los residuos voluminosos o de manejo especial.

En la Ciudad de México, casi un 48 % de los residuos que se generan se producen en los domicilios, por un 26 % en los comercios y otro 14 % en los servicios.

El restante se atribuye en un 4 % a la Central de Abasto de la Ciudad de México (Ceda) y a la sección de Diversos -áreas verdes y manejo especial (5 %) y Controlados -laboratorios y unidades médicas, entre otros- (3 %).

“Muchos de los inorgánicos que tiramos a la basura son materias primas que se pueden reciclar. El papel, el cartón, el vidrio, algunos plásticos, metales, ropa y textiles pueden ser materias primas para nuevos productos”, aseveró.

Otros malos hábitos navideños tienen que ver con la energía y la contaminación, especialmente el uso indiscriminado de pilas no recargables en juguetes para niños.

“A la hora de comprar un regalo para un niño hay que fijarse que el juguete pueda usar pilas recargables”, aconsejó, ya que las pilas contienen una cantidad ingente de productos químicos muy contaminantes.

Las luces de Navidad dispuestas cuidadosamente por las casas y que se quedan encendidas durante todo el día- incluida la noche- implican también un gasto energético innecesario.

“Tener aparatos funcionando todo el tiempo y no apagar las luces es un costo fortísimo de energía en términos económicos y ambientales”, aseguró la especialista.

La temporada navideña conlleva un aumento del recibo de la luz de alrededor del 30 %.

A todo esto debe añadírsele un mayor uso del vehículo particular dados los desplazamientos que realizan las familias para estar con sus seres queridos, emitiéndose más cantidad de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, contribuyendo al efecto invernadero.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) emitió en estas fechas una recomendación pública en la que enfatizó en la necesidad de decorar el árbol con materiales reciclados, no utilizar vasos ni platos de plástico en las celebraciones y reutilizar el papel con el que se envuelven los regalos.

Cada año, las fiestas navideñas dejan imágenes enternecedoras como la leña calcinándose en la chimenea o la cálida luz del árbol acariciando la estampa familiar.

Pero también se dibujan otras imágenes, como los vertederos abarrotados de residuos en un planeta cada vez más asfixiado y que, un año más, parece que tampoco tendrá regalos.

.https://www.elsoldelcentro.com.mx/metropoli/cdmx/la-otra-cara-de-la-navidad-basura-contaminacion-y-malgasto-energetico-en-la-cdmx

En Tlaxcala, México: Celebración de la Nochebuena deja un basurero

Celebración de la Nochebuena deja un basurero
Antonio Sosa

El explotar de cohetes, la cena, las envolturas de regalos que generan la gran cantidad de eventos por la celebración de la Nochebuena, dejan además de abrazos y buenos deseos varias toneladas de basura en la vía pública.

Calles, banquetas, canales y solares baldíos se ven atestados de desperdicios, lo que complica las labores de recolección por parte del personal de Servicios Públicos quienes deben establecer rutas y turnos extras para cubrir este aumento de la demanda.

La presidente de la Comisión de Servicios Públicos, Sandra Patricia Cruz Moreno, aseguró que “el personal de recolección no tiene vacaciones y mucho menos descansa, ya que las necesidades de la ciudad en materia de basura aumenta sustancialmente”.

Diariamente se generan en el municipio 220 toneladas de desperdicios, pero en las celebraciones de Nochebuena y Fin de Año se genera un 20% extra, por lo que representa 88 toneladas más que deben ser llevadas al relleno sanitario de Altamira.

“Que dejen la basura en la vida pública complica demasiado la situación, ya que en los últimos días ha habido aire y este dispersa los residuos, por lo que el personal tiene que ir a levantarlos a solares baldíos o zonas de difícil acceso, por ello hay que esperar el día de paso del camión”, dijo la concejal.

Envolturas de regalos en papel y cartón, utensilios de la cena en plástico y unicel, así como las botellas de vidrio y latas, además de los desperdicios orgánicos son los que más abundan en los desperdicios generados por la Nochebuena y que se repite el Fin de Año.

.https://www.elsoldetampico.com.mx/local/765608/noche-buena-y-navidad-dejan-un-basurero